domingo, 12 de diciembre de 2010

Mr. Kurtz

"You should have heard him say, `My ivory.' Oh yes, I heard him. `My Intended, my ivory, my station, my river, my--' everything belonged to him. It made me hold my breath in expectation of hearing the wilderness burst into a prodigious peal of laughter that would shake the fixed stars in their places. Everything belonged to him-- but that was a trifle. The thing was to know what he belonged to, how many powers of darkness claimed him for their own. That was the reflection that made you creepy all over. It was impossible--it was not good for one either--trying to imagine. He had taken a high seat amongst the devils of the land-- I mean literally. You can't understand. How could you?-- with solid pavement under your feet, surrounded by kind neighbors ready to cheer you or to fall on you, stepping delicately between the butcher and the policeman, in the holy terror of scandal and gallows and lunatic asylums--how can you imagine what particular region of the first ages a man's untrammeled feet may take him into by the way of solitude--utter solitude without a policeman-- by the way of silence, utter silence, where no warning voice of a kind neighbor can be heard whispering of public opinion? These little things make all the great difference. When they are gone you must fall back upon your own innate strength, upon your own capacity for faithfulness. Of course you may be too much of a fool to go wrong--too dull even to know you are being assaulted by the powers of darkness. I take it, no fool ever made a bargain for his soul with the devil: the fool is too much of a fool, or the devil too much of a devil-- I don't know which. Or you may be such a thunderingly exalted creature as to be altogether deaf and blind to anything but heavenly sights and sounds. Then the earth for you is only a standing place-- and whether to be like this is your loss or your gain I won't pretend to say. But most of us are neither one nor the other. The earth for us is a place to live in, where we must put up with sights, with sounds, with smells too, by Jove!--breathe dead hippo, so to speak, and not be contaminated. And there, don't you see? Your strength comes in, the faith in your ability for the digging of unostentatious holes to bury the stuff in--your power of devotion, not to yourself, but to an obscure, back-breaking business. And that's difficult enough. Mind, I am not trying to excuse or even explain--I am trying to account to myself for--for--Mr. Kurtz-- for the shade of Mr. Kurtz."



"Anything approaching the change that came over his features I have never seen before, and hope never to see again. Oh, I wasn't touched. I was fascinated. It was as though a veil had been rent. I saw on that ivory face the expression of somber pride, of ruthless power, of craven terror--of an intense and hopeless despair. Did he live his life again in every detail of desire, temptation, and surrender during that supreme moment of complete knowledge? He cried in a whisper at some image, at some vision,--he cried out twice, a cry that was no more than a breath--

"`The horror! The horror!' "


Conrad

lunes, 15 de noviembre de 2010

el pacifismo tico y otros cuentos

El conflicto en la frontera ha revelado o reafirmado ciertas cosas: el cuento del pacifismo tico es eso, un cuento, la violencia acumulada está explotando peligrosamente; el enemigo externo es el mejor aliado de un mal gobierno (hoy hasta fantasmas aparecieron en casa presidencial para llamar a la "unión monolítica"); los que critican al gobierno de laura por arista, están mamando, será malo, pero será por otras cosas, porque claramente laurita y oscar no se pueden ni ver en este momento (ella no fue al cumpleaños de él, y él aprovechó para llamarla malagradecida, pues si hubiera querido habría puesto a Guillermo Zúñiga como presidente. Así está tal cual en la Revista Poder de octubre, de la derecha y que la izquierda debería leer); Daniel Ortega es un impresentable, como le dijo Henry a Luis Mora Rodriguez, y si los narcos dirigen las relaciones exteriores de Costa Rica, no hay duda que Venezuela las de Nicaragua; la diplomacia costarricense actuó demasiado tarde; Repretel es una mierda; pero sobre todo, que tanto aquí como allá, hay suficiente gente sensata como para hacer una diferencia.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Desecho Internacional

"Desde luego, según la terminología aquí aceptada (como conveniente) no puede en realidad designarse como derecho a un orden que sólo esté garantizado por la expectativa de la reprobación y de las represalias de los lesionados... y que carezca de un cuadro de personas especialmente destinado a imponer su cumplimiento."


Max Weber, Conceptos Sociológicos Fundamentales.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Manipulaciones nacionalistas

"Muchos de los problemas de la política práctica se plantearían de otra manera si no existiera una ideología tan apelmazada sobre nuestra condición excepcional y nuestras virtudes democráticas. Cuando se hacen llamados a defender los "valores de nuestros abuelos", o "las nobles tradiciones democráticas que heredamos" firmamos, de manera imprudente, un cheque en blanco. El nacionalismo de la excepción, el nacionalismo apelando a la democracia, la igualdad y la paz, nos inviste de una identidad confusa, funcional la mayor parte de las veces a quienes tienen el poder, la cual impide registrar lo que debería ser visto, y actuar más acorde con las convicciones democráticas que decimos proferir."

Manuel Solis, La Institucionalidad Ajena.

lunes, 25 de octubre de 2010

Guerra por la Salud Pública

Ya ni tiempo hay de enterrar a los muertos. Cuando los ataúdes grises de los 14 muchachos asesinados el viernes en Ciudad Juárez aún estaban abiertos, otro grupo de sicarios -también amparado en la noche y la impunidad- irrumpió en un centro de desintoxicación de drogadictos de Tijuana, formó a 13 de los internos junto a una tapia y los fusiló con armas de alto poder. Unos minutos más tarde, los autores de la matanza intervinieron la frecuencia de la policía y, sobre un fondo de narcocorridos, profirieron una amenaza: "Esto apenas empieza. Habrá 135 asesinatos". Un muerto por cada tonelada de marihuana que las autoridades decomisaron y quemaron hace solo unos días.

sábado, 11 de septiembre de 2010

Our 'war on drugs' has been an abysmal failure

It is wrecking the government of Mexico. It is financing the Taliban in Afghanistan. It is throwing 11,000 Britons into jail. It is corrupting democracy throughout Latin America. It is devastating the ghettoes of America and propagating Aids in urban Europe. Its turnover is some £200bn a year, on which it pays not a penny of tax. Thousands round the world die of it and millions are impoverished. It is the biggest man-made blight on the face of the earth.

No, it is not drugs. They are as old as humanity. Drugs will always be a challenge to individual and communal discipline, alongside alcohol and nicotine. The curse is different: the declaration by states that some drugs are illegal and that those who supply and use them are criminals. This is the root of the evil.

Completo

sábado, 28 de agosto de 2010

¿Qué me ve?



Lechuza residente en la mata de guineo de mi casa.

viernes, 27 de agosto de 2010

Fue delicioso

Fue delicioso -me dijo. Desperté sin zapatos, con las rodillas en carne viva, nalgueada por una lesbiana y con la cartera de un travesti sordomudo en el asiento trasero del carro.

Durmió treinta minutos, se ducho con agua fría y se fue a recibir a los inversionistas que iban a conocer la planta.

La reunión fue un éxito, aunque no recuerda sus nombres. El del travestí sí.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Lo que se dice y no se dice: o del costo de oportunidad informativo en esta aldea



El grosor de las llantas, la marca, el año de fabricación y de importación, la fecha de inscripción, la fecha del último RTV, las faltas, la fecha del próximo RTV, las infracciones de los últimos 10 años del conductor, la vigencia de su licencia.
El barrio donde vive, que iba para la pulpería, lo que iba a comprar, el número de hijos, que llevaba dos vecinitos, que era fiel y buena esposa.
El número de muertos (cifra esencial de cualquier noticia de sucesos que valga la pena), el número de heridos, la cantidad de horas que duró el rescate, lo que mide la pendiente.
Lo que piensa el vecino, el tío, el amigo, el que la vio una vez doblar en la esquina, la periodista asustada toda la transmisión, el de la cruz roja, el testigo 1, el testigo 2, el testigo 3.
En pocos minutos fui bombardeado de esta información absolutamente irrelevante para el país (por más dolorosa que sea la experiencia para los involucrados). Bombardeo que duró todo el día de ayer.

De la marcha por el presupuesto de las universidades públicas, fui informado que asistieron 6000 personas (luego notaron lo irrisorio de la cifra y la aumentaron a 10.000).

¿Qué puede pensar una persona que sólo tiene acceso a esta información?

domingo, 1 de agosto de 2010

El vestido puro de la virgen

“Quitémonos la vestimenta sucia, podrida, que nos llena de agresividad, intolerancia e irrespeto a la vida, y pongámonos el vestido puro de la Virgen, el vestido del amor al prójimo, y así tendremos una Costa Rica mejor” José Francisco Ulloa, obispo de Cartago.

Parece que escuchó Calle 13. Para todos los romeros en el 2 de agosto, vía Tetrabrik:


jueves, 22 de julio de 2010

La Declaración de Vienna

La penalización de los consumidores de drogas ilícitas está fomentando la epidemia de VIH con consecuencias sociales y de salud, tremendamente negativas. Se necesita una completa reorientación de la política.
Picture
En respuesta a los daños sociales y de salud ocasionados por las drogas ilícitas, se desarrolló, con el auspicio de las Naciones Unidas, un gran régimen internacional de prohibición de drogas.1 Décadas de investigación proporcionan una extensa evaluación de los impactos de la “Guerra contra las drogas” global; y mientras miles de individuos se reúnen en Viena en la XVIII Conferencia Internacional sobre SIDA, la comunidad científica internacional pide un reconocimiento de las limitaciones y perjuicios de la prohibición de drogas, y una reforma de la política de drogas para retirar barreras hacia una efectiva prevención de VIH, tratamiento y cuidados.

La prueba de que la aplicación de la ley fracasó en evitar la disponibilidad de drogas ilegales, en comunidades donde hay demanda, es ahora inequívoca.2, 3 Durante las últimas décadas, sistemas de vigilancia de drogas, nacionales e internacionales, han demostrado un modelo general de baja del precio de la droga, y aumento de su pureza –a pesar de masivas inversiones en la aplicación de leyes antidrogas.3, 4

Más aún, no hay evidencia que mayor fiereza en la aplicación de la ley reduzca significativamente la prevalencia en el uso de drogas.5 Los datos también demuestran claramente que está creciendo el número de países donde se inyectan drogas ilegales; siendo las mujeres y los niños cada vez más afectados.6 Fuera del África Subsahariana, la inyección de drogas representa aproximadamente uno en tres nuevos casos de VIH.7, 8 En algunas áreas donde el VIH se está extendiendo más rápidamente, tales como Europa Oriental y Asia Central, el predominio de VIH puede llegar hasta un 70% entre personas que se inyectan drogas, y en otras áreas más de 80% de todos los casos de VIH están dentro de este grupo. 8

Vista la abrumadora evidencia de que la aplicación de la ley antidrogas no ha logrado alcanzar los objetivos indicados, es importante que se admitan y se encaren sus consecuencias nocivas. Estas consecuencias incluyen, pero no se limitan a:

  • Epidemias de VIH estimuladas por la penalización de quienes usan drogas ilícitas, y por las prohibiciones de proveer agujas esterilizadas y tratamientos con sustitución de opioides.9, 10
  • Brotes de VIH entre consumidores encarcelados e institucionalizados, como resultado de las políticas y leyes punitivas y la falta de servicios de prevención de VIH en estos ambientes.11-13
  • La socavación de los sistemas de salud públicos cuando la aplicación de la ley aleja a los consumidores de los servicios asistenciales y de prevención y los empuja a ambientes donde aumenta el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas (por ej. VIH, hepatitis C y B, y tuberculosis) y otros estragos.14-16
  • Crisis en el sistema penal, por porcentajes de encarcelación sin precedentes, en un número de naciones. 17, 18 Esto ha afectado negativamente el funcionamiento social de comunidades enteras. Aunque la disparidad racial, en porcentajes de encarcelación por delitos de drogas, es evidente en muchos países del mundo, el impacto ha sido particularmente severo en Estados Unidos, donde aproximadamente uno de cada nueve hombres afroamericanos entre 20 y 34 años de edad van a la cárcel un día cualquiera; principalmente por la aplicación de la ley antidrogas.19
  • Estigmatización de las personas que usan drogas ilícitas, lo que refuerza la popularidad política de penalizar a los consumidores de drogas y socava la prevención de VIH y otros esfuerzos de promoción de salud. 20, 21
  • Severa violación de derechos humanos, incluyendo tortura, trabajo forzado, tratamiento degradante e inhumano y ejecución de delincuentes de drogas en un número de países.22, 23
  • Un mercado ilícito masivo, con un valor anual estimado en 320.000 millones de dólares estadounidenses.4 Este lucro sigue completamente fuera del control del gobierno. Fomenta el crimen, la violencia y la corrupción en incontables comunidades urbanas y ha desestabilizado países enteros como Colombia, México y Afganistán.4
  • Miles de millones de dólares de los contribuyentes malgastados en la estrategia “Guerra contra las Drogas”, en un intento de controlar la droga que, no solo no logra los objetivos indicados, sino que directa o indirectamente contribuye a los estragos arriba mencionados.24

Lamentablemente, este evidente fracaso de la prohibición de drogas en lograr sus objetivos indicados, así como las severas consecuencias negativas de estas políticas, son frecuentemente rechazadas por aquellos que tienen intereses creados en mantener el status quo.25 Esto produce confusión entre el público y ha costado incontables vidas. Los gobiernos y las organizaciones internacionales tienen la obligación moral y legal de reaccionar frente a esta crisis, y deben intentar promulgar estrategias alternativas, basadas en evidencias, que reduzcan de manera efectiva los estragos de las drogas sin crear perjuicios propios. Nosotros, los abajo firmantes, apelamos a los gobiernos y organizaciones internacionales, incluyendo las Naciones Unidas, para que:

  • Emprendan una revisión transparente de la efectividad de las actuales políticas de drogas.
  • Implementen y evalúen un enfoque empírico de salud pública, que encare los estragos individuales y de la comunidad provenientes del uso de drogas ilícitas.
  • Despenalicen a los consumidores de drogas, aumenten progresivamente las opciones de tratamientos de dependencia, basados en pruebas, y supriman los centros de tratamientos obligatorios, ineficaces, que violan la Declaración Universal de Derechos Humanos.26
  • Que categóricamente apoyen y amplíen los fondos para la implementación de un paquete exhaustivo de intervenciones VIH enunciadas en la Guía de Objetivos de OMS, ONUDD y ONUSIDA.27
  • Involucren, de manera significativa, a la comunidad afectada, en el desarrollo, monitoreo e implementación de servicios y políticas que impactan sus vidas.

También apelamos al Secretario General de las Naciones Unidas, Sr. Ban Ki-moon, para que con urgencia implemente medidas que aseguren que el sistema de las Naciones Unidas –incluyendo la Junta Internacional de Control de Narcóticos- hablen con una sola voz en apoyo de la despenalización de los consumidores de drogas y la implementación de estrategias, basadas en pruebas, para controlar la droga. 28

El fundamentar las políticas de drogas en evidencias científicas no eliminará el consumo de drogas o los problemas derivados de la inyección de drogas. Sin embargo, la reorientación de políticas de drogas hacia estrategias basadas en pruebas, que respeten, protejan y cumplan con los derechos humanos, tiene la potencialidad de reducir los estragos de las actuales políticas y permitiría redirigir vastos recursos financieros hacia donde son más necesitados: implementar y evaluar la prevención basada en pruebas, reglamentación y programas de tratamiento y reducción de daños.
Picture
http://www.ladeclaraciondeviena.com/la-declaracioacuten.html

jueves, 17 de junio de 2010

Verdugos sin culpa



En pocas horas ejecutarán a un condenado a muerte en EE.UU. Nada tiene de sorprendente.
Pero hay algunos detalles que sí merecen mención: el condenado eligió el método de fusilamiento, permitido en ese estado, Utah. Vaya gustos.
Cinco agentes serán los encargados de disparar, la única bala de su respectivo fusil. Cuatro de esas balas serán reales, la otra de salva. Ellos no sabrán cuál es cuál. El objetivo, sembrar la duda en los verdugos para aminorar su posible culpa. Vaya refinamientos del poder de muerte.

jueves, 20 de mayo de 2010

Incontenible

Cargo un vacío en la carne. Hago malabares con mis pasos para que no se escape y se trague el mundo. Se alimenta de mi indiferencia. Me olvido de su peso. Dejo que me toquen unas manos conocidas, quieren ayudar. Pero son curiosas, se introducen sin saber en una vieja herida, en un temor de siempre. Revientan una cuerda. A la mierda el equilibrio. El vacío se derrama incontenible.

lunes, 10 de mayo de 2010

Cuidado con la libertad

La creencia absoluta en la libertad absoluta,
conduce a la destrucción del ser humano.

martes, 4 de mayo de 2010

viernes, 30 de abril de 2010

Después de la calma viene la tormenta

Cada tanto emerge, de la erosión de los días, la ilusión de que todo está resuelto. De que ya no hay picos ni asperezas. Entonces me deprimo.

Tres días me toma darme cuenta que todo sigue mal. Busco a mis amigos, nos emborrachamos y compartimos la mierda. Entonces soy feliz.

martes, 27 de abril de 2010

Nadie ha visto llover hasta que ve llover en el trópico

27 grados marca el reloj que nunca logra despertarme. Temperatura hasta hace poco inusual en el lugar en que vivo. Dentro de la casa la situación es insoportable. La mezcla de sudor y humedad convierte mi piel en un producto autoadhesivo. No puedo pensar, intento dormir, no puedo dormir. Es un calor ineludible.

En una reacción involuntaria, salgo de al patio y me coloco bajo un árbol. La situación sigue siendo insoportable. Pero el cielo encapotado es una buena noticia: va a llover y será un aguacero.

Regreso, preparo café y me acuesto con un libro que ya leí. Releo un par de frases que me habían gustado (una no sé por qué, seguro hacía calor ese día). Empieza a correr una brisa suave de lluvia en otra parte. El canto de los pájaros se vuelve frenético, al tiempo que gris y azul se baten en el cielo. Falta poco.

Irrumpen los primero truenos, caen las primeras gotas. Se cuela el olor a tierra seca mojada. En unos minutos todo está empapado. Cientos de truenos de diferentes tonos e intensidades acompañan una lluvia lechosa, densa y constante. El perro tiembla bajo la cama.

Un rato después, cuando parece que va a cesar, cae un trueno más violento que todos los anteriores. Lloverá por horas. Como todos los años, declives y canoas serán insuficientes.

Hoy empezó la época lluviosa.

sábado, 24 de abril de 2010

El camino sutil hacia el autoritarismo

"Toque de queda en Miami. Ni es una broma, ni tampoco es Bangkok. Parcial y juvenil, pero toque de queda en la capital del sol de Florida, donde ya todo parece posible. A partir del 1 de mayo, los menores de 17 años no podrán circular solos por las calles a partir de las 23.00 de domingo a jueves, y a partir de las 24.00, viernes y sábados. Sí podrán hacerlo acompañados por mayores de edad (21 años) o si justifican su salida de casa, por razones de trabajo o deporte, por ejemplo."

miércoles, 21 de abril de 2010

Dos gorilas hablando de primates


Este lunes 19 de abril, hubo un espacio en el programa 7 días dedicado a la autonomía universitaria y el conflicto ocurrido hace una semana en la UCR. Entre los temas que resultaba importante discutir se encuentra sin duda el abuso de autoridad.
Los invitados fueron Álvaro Rodríguez y Willy Ruiz. El primero es agente del OIJ, miembro del sindicato de agentes judiciales (del cual es vocero ) y fue condenado por el delito de abuso de autoridad en el 2008. El segundo es un estudiante de derecho (presidente de la AED), ex agente del OIJ y condenado por tres delitos de extorsión, uno de hurto agravado, y dos delitos de falsificación de documento (todos mientras era agente del OIJ).
No puedo imaginarme dos invitados más apropiados para hablar de la autonomía universitaria y el abuso de autoridad. 100 puntos para canal 7.

viernes, 2 de abril de 2010

Savater, sobre Obama y las drogas

Otro reto para Obama

Fernando Savater

“Para quienes teníamos 20 años cuando mataron a Martin Luther King y recordamos al gobernador Wallace en la puerta de la Universidad de Alabama cerrando el paso al estudiante negro que había reivindicado su derecho constitucional a entrar en ella, la llegada de Obama a la presidencia de Estados Unidos supuso ante todo el cumplimiento de un sueño romántico juvenil: algo insólito, porque pocos llegan a realizarse. Entonces admiré al candidato vencedor, desde luego, pero sobre todo la transformación regeneradora del electorado que le votó.

Y me acordé de nuevo de Lindon B. Johnson, el presidente de la posguerra que más hizo por los derechos civiles y acabó con la segregación racial en las escuelas: los niños así educados con menos prejuicios fueron los que votaron 40 años después a Obama...

Pudiera uno haberse dado ya por satisfecho con ese triunfo, lo mismo que algunos aficionados en la Maestranza -si me disculpan ustedes el hoy peligroso símil taurino- se marchaban a casa después de ver hacer el paseíllo a Curro Romero, sin pedir más milagros al ruedo ni a la vida. Sin embargo, lo mejor estaba por llegar y es ahora, controvertido y limitado a la honrada estatura humana, cuando Barack Obama me merece auténtica admiración. Por haber intentado muchas cosas y haber logrado unas cuantas; por hablar con insólita claridad, a su país y al oportunismo "pacifista" de quienes le concedieron el Nobel; por haber irritado a los banqueros, haber decepcionado inicialmente a Michael Moore y conseguir que Fidel Castro le tache de "fanático imperialista"; por haberse puesto serio con Netanyahu y parece que marcar el inicio de un respaldo menos acrítico y más exigente a Israel; por haber luchado tenazmente por salvar lo más posible de su reforma sanitaria, pese a que quizá hubiese podido quedar bien aplazándolo todo para no "crispar" ni dividir al país; y -last but not least- por sacar de quicio a losfrikis de nuestra izquierda y derecha mediáticas, que le acusan de ser demasiado americano o de querer "europeizar" Estados Unidos.

Ahora sí se gana un puesto en la cima política, no desde la beatitud inane del coro celestial sino a trompicones, renuncias parciales, fracasos y mandobles.

De modo que, aunque ya tiene lo suyo, es inevitable hacerle rogativas y pedirle todavía más... incluso quienes no somos ciudadanos de su país. ¿Por qué no enviarle también otra instancia? Mi solicitud es que reconsidere la actual situación de las llamadas drogas ilegales. Hace más de 20 años hice la única de mis profecías políticas que se ha cumplido... desgraciadamente, porque hubiera preferido equivocarme como siempre. Anuncié que la cruzada contra la droga no acabaría ni mucho menos con ella, todo lo contrario, pero en cambio pondría en grave riesgo la estabilidad de las democracias en Hispanoamérica. A la vista está lo que ocurre hoy en

México, como ayer en Colombia y otros países. Incluso en el nuestro, donde el 80% de los reclusos menores de 30 años están encarcelados por delitos referidos a esas sustancias arbitrariamente prohibidas.

A estas alturas ya nadie supone que las drogas, que han existido siempre en todas las sociedades humanas (¡y hasta en algunas animales!) van a ser erradicadas precisamente ahora, cuando la química ha alcanzado su máximo desarrollo y cualquiera puede montar un laboratorio en la cocina de su casa. Y cuando los cultivos de opiáceos se han convertido en la única esperanza de supervivencia en algunas zonas del planeta con su agricultura desmantelada y sin otro modo de aprovechar rentablemente el mercado internacional.

Sabemos desde que lo explicó nítidamente Milton Friedman que las drogas ilegales son la mercancía perfecta, cuyos beneficios aumentan según crece la persecución a que se las somete. Claro que de tal persecución no sólo se aprovechan los gánsteres que trafican con ellas, sino las redes de funcionarios que las persiguen, los políticos que las convierten en el Enemigo con mayúscula para distraer a la población de otros males más reales, etcétera. Quienes pagan la factura son los usuarios que perecen por adulteración o sobredosis de productos incontrolados, las víctimas de los enfrentamientos entre bandas mafiosas, los policías corruptos por el incesante flujo de dinero que mueve ese comercio y los policías asesinados por no haberse corrompido, etcétera. Inútil es hablar de la libertad personal pisoteada, porque en nuestras sociedades en las que los gastos sanitarios han convertido la salud en una obligación penal esa reclamación ni siquiera es ya comprendida.

Las tímidas voces que siempre se han alzado contra esta cruzada irracional vuelven a oírse ahora, en un tono más alto y -en Hispanoamérica- más angustiado. Incluso la crisis de la economía mundial favorece el despertar de algunos y en California el gobernador Schwarzenegger propone legalizar la marihuana para aumentar con el impuesto que la gravará los ingresos del Estado. Desde luego, es obvio que la despenalización de las drogas ahora prohibidas no erradicará por completo el crimen organizado, que sabe reciclarse con los cambios de mercado, pero puede ayudar decisivamente a disminuir sus beneficios y por tanto hacer a los mafiosos más vulnerables y más fáciles de controlar. La abolición de la Ley Seca no erradicó del todo el gansterismo pero dificultó la vida a los herederos de Al Capone y mejoró la seguridad cotidiana en numerosas comunidades antes sometidas a la violencia permanente.

¿Cuál es el papel de Estados Unidos en este problema? No sólo es que aporta millones de consumidores que sostienen el negocio y perpetúan una demanda criminógena para otras poblaciones americanas.

Lo peor es que sus autoridades, su DEA y demás bloquean a nivel internacional la posibilidad de un planteamiento diferente de este asunto, basado no en la prohibición sino en la homologación de los productos, la información verídica sobre su uso y su abuso, así como una educación eficaz para la templanza.

Nadie se atreve -aunque muchos quisieran- a discutir abiertamente sobre las alternativas a la cruzada vigente por miedo a las represalias del país más poderoso del mundo, que la apadrinó desde su comienzo. Sólo un presidente de Estados Unidos con audacia y visión de futuro podría desbloquear el atolladero actual. Y algunos pensamos que Barack Obama puede ser ese político providencial, al menos para iniciar un camino que será seguramente largo.

Encontrará sin duda una feroz oposición. Como los republicanos ultraderechistas son los últimos creyentes que quedan en la revolución comunista (por eso llaman "comunista" a quien intenta cualquier reforma seria que ponga en cuestión la pena de muerte, la venta libre de armas o propicie la asistencia sanitaria para todos), si Obama intenta un movimiento hacia la cordura en materia de drogas ya sabe el epíteto que le van a dedicar. Pero supongo que a estas alturas estará muy acostumbrado y el reto merece la pena.”

miércoles, 24 de marzo de 2010

A cruzar los dedos

California votará la legalización de la marihuana en noviembre

California podría convertirse en noviembre en el primer estado de los EE UU en legalizar la venta y posesión de la marihuana. Fuentes oficiales han dicho este miércoles que la votación está preparada para ese mes. Los activistas a favor de la legalización esperan que, de ser positivo el resultado, sea la vanguardia de un movimiento nacional. 14 Estados la han legalizado para uso medicinal, pero sólo California tiene dispensadores y promueve la venta...

miércoles, 10 de marzo de 2010

Lanzamiento de la Revista PAQUIDERMO


Paquidermo es una revista de opinión pública fundada por un grupo de jóvenes que busca abrir un espacio de discusión en el ámbito nacional costarricense. Su fin principal es sacudir la mojigatería y el regocijo conservador que imperan en la opinión pública de los medios masivos. De tal forma, Paquidermo guarda las pretensiones de constituirse en un lugar de referencia donde la crítica no sea censura ni moralismo, sino análisis, reflexión y propuesta.

Los invito a leer las columnas de opinión de Paquidermo en la siguiente dirección:

domingo, 7 de marzo de 2010

Frente al populismo penal

"No es la ley penal la que está mal en Costa Rica, es Costa Rica."
Carlos Alberto Elbe
rt

Seguridad y Garantías se complementan*

La inseguridad ciudadana ha aumentado en Costa Rica. La ciudadanía exige y merece respuestas adecuadas. Hay que ser crítico con la demagogia que surge alrededor de este problema.

Debemos estar alertas frente a soluciones simplistas que se centran exclusivamente en “mano dura” e intolerancia, cuando estos remedios han demostrado ser ineficaces en otros países, como lo han constatado serias investigaciones científicas.

Las causas, no los síntomas

La delincuencia debe ser castigada, sí; pero es necesario ir más allá. Si queremos enfrentar los problemas que surgen de la comisión de delitos, debemos entender las causas. Factores sociales y culturales como la inequidad, la exclusión y la desigual distribución de la riqueza son presupuestos que no pueden dejar de analizarse

Quienes firmamos hacemos un llamado a la opinión pública para que el tema de la inseguridad sea tratado racionalmente y evitar que el miedo sea el que rija las decisiones.

Aspiramos a vivir en un Estado Social de Derecho. No queremos una sociedad que sea movida por deseos de venganza o por la explotación demagógica del legítimo dolor de las víctimas.

Garantismo es buena palabra

Las garantías de las libertades personales inscritas en las constituciones conforman uno de los grandes logros de nuestra civilización. Estas garantías son un límite frente a los abusos del poder punitivo del Estado.

El garantismo no es mala palabra, como lo han querido presentar algunos. Garantismo significa la sujeción al derecho de todas las entidades del Estado o de particulares; ello mediante controles legales y jurisdiccionales. Se impide así la formación de poderes absolutos, sean públicos o privados.

Enfoques erróneos

Quienes plantean que la solución a los problemas de inseguridad es aumentar la represión, se apoyan en mensajes simplistas. Buscan que la indignación que causan los hechos delictivos se traduzca en un apoyo inmediato a sus propuestas represivas.

La impunidad, por supuesto, debe evitarse; pero también se debe sortear el horror de tener inocentes en las cárceles. No toda persona denunciada es, por fuerza de la denuncia, culpable de los hechos que se le achacan.

La justicia no solo debe ser pronta sino también mesurada. Condenar inocentes en nombre del “eficientismo” penal, es una aberración.

La protección a las víctimas

Se ha pretendido contraponer los derechos de las víctimas a los del imputado, cuando lo cierto es que ambos derechos son compatibles. En verdad lo que existe es un equilibrio en el proceso.

Las víctimas no están desprotegidas en nuestro contexto. La legislación procesal penal (1996) protege los derechos de intervención de la víctima; asegura a la parte ofendida la información que requiere y se preocupa de sus necesidades judiciales y jurídicas, así como de la reparación del daño causado. La recientemente aprobada Ley de Protección a Víctimas y Testigos viene a ampliar aún más esa protección.

Alto encarcelamiento y prisión preventiva como adelanto de la pena

Se alega alcahuetería en el trato con la delincuencia. El argumento más corriente es que los delincuentes son detenidos y al poco tiempo son puestos en libertad. Lo cierto es que Costa Rica es un país con altas tasas de encerramiento. La tasa de privados de libertad pasó de 105 por cien mil habitantes en 1992 a 206 en 2008. No es cierto que el sistema penal sea “suave” con los delincuentes.

Políticas integrales

La respuesta del sistema penal al problema del delito es solo una parte de la solución al grave asunto de la inseguridad ciudadana. El Estado debe ofrecer, paralelamente, una política social y económica más inclusiva, más y mejores oportunidades de estudio, recreación y trabajo; así como condiciones favorables para el desarrollo humano de la población más joven.

Debe también el Estado suministrar mejores recursos e instrumentos de trabajo para jueces, fiscales, policías y defensores públicos. Los recursos legales son indispensables para una mayor eficiencia y eficacia de la acción del sistema de justicia. Sin embargo hay que afirmar, contundentemente, que la delincuencia no se origina en la insuficiencia de los códigos, sino en un contexto social de desigualdad que no puede ser resuelto con más represión.

La convergencia de diversas políticas (económica, social y educativa) es el camino apropiado. Insistir en la represión solo lleva a la destrucción de nuestro Estado de Derecho y a entrar en un círculo vicioso que pretende resolver violencia con más violencia.

No cambiemos nuestra libertad, y sus garantías, por una huidiza “seguridad”. Recordemos las palabras de Benjamín Franklin: “Aquellos dispuestos a entregar libertades esenciales para obtener un poco de seguridad temporal no merecen estar seguros ni tampoco ser libres.”

Luis Paulino Mora Mora, Presidente de la Corte Suprema de Justicia
José Manuel Arroyo Gutiérrez, Magistrado de la Sala Tercera CSJ
Francisco Dall'Anese Ruiz, Fiscal General de la República
Fernando Cruz Castro, Magistrado de la Sala Constitucional CSJ

Marta Iris Muñoz Cascante, Jefa de la Defensa Pública
Daniel González Alvarez, Exmagistrado de la Sala Tercera CSJ
Alfonso Cháves Ramírez, Exmagistrado de la Sala Tercera CSJ
Mario A. Houed V., Abogado penalista
Henning Jensen P., Vicerrector de Investigación U.C.R.
Javier Llobet Rodríguez, Director de la Maestría en Ciencias Penales UCR
Douglas Durán Chavarría, Director de la Maestría en Criminología UNED
José Carlos Chinchilla, Director de la Maestría en Administración de Justicia de la UNA
Constantino Urcuyo Fournier, Exdiputado y Catedrático Universitario
Carlos Tiffer, Abogado y Profesor Universitario
Nora Garita Bonilla, Catedrática UCR
Jaime Ordóñez, Director de la Cátedra de Teoría del Estado, UCR
Mónica Vul, Investigadora de la Universidad de Costa Rica
Alberto Cortés Ramos, Profesor Escuela de Ciencias Políticas UCR
Ana Lucía Gutiérrez Espeleta, Investigadora Inst. de Invest. Sociales UCR
Edgar Gutiérrez Espeleta, Director Escuela de Estadística UCR
Gustavo Gutiérrez Espeleta, Director Escuela de Biología UCR
Olga Marta Mena Pacheco, Profesora universitaria
Rita Maxera, Profesora Facultad de Derecho UCR
Estela Santamaría, Profesora UNED / UCR
Giselle Boza, Directora del Sistema Radiofónico UCR
Alfredo Chirino Sánchez, Juez de Casación Penal
Martín Rodríguez Miranda, Juez de Casación Penal
Alejandro Rojas A., Subjefe de la Defensa Pública
Roy Murillo Rodríguez, Juez de Ejecución de la Pena
David Fallas, Juez
Raymond Porter Aguilar, Fiscal Coordinador, Fiscalía de Delitos Económicos, Corrupción y Tributarios.
Celso Gamboa Sánchez, Fiscal Adjunto, Segundo Circuito Judicial de San José
J. Federico Campos Calderón, Abogado penalista
Alexander Rodríguez Campos, Abogado penalista
Walter Antillón M., exdecano de la Facultad de Derecho UCR.
Cecilia Sánchez Romero, abogada
Agustín Páez Montalbán, médico
Rosario Fernández Vindas, abogada
Rosaura Chinchilla Calderón, abogada
María Elena Villalobos Campos
Lucila Monge Pizarro, abogada
Carmen Aguilar, abogada
Christian Fernández Mora, abogado
Pablo Salazar, Abogado
Norberto Garay, abogado
William Barquero Bogantes, abogado
Gonzalo Elizondo Breedy, abogado
Hans Leandro Carranza, abogado
Natalia Gamboa Sánchez, abogada

viernes, 5 de marzo de 2010

De toros

Perdonen si empiezo con una confidencia personal: yo, que soy contrario a los toros, entiendo de toros. Durante años, cuando me recogieron en Zaragoza durante la posguerra, traté casi diariamente con don Celestino Martín, que era el empresario de la plaza. Eso me permitió conocer a los grandes de la época: Jaime Noain, El Estudiante, Rafaelillo, Nicanor Villalta. Me permitió conocer también, a mi pesar, el mundo del toro: las palizas con sacos de arena al animal prisionero para quebrantarlo, los largos ayunos sustituidos poco antes de la fiesta por una comida excesiva para que el toro se sintiera cansado, la técnica de hacerle dar con la capa varias vueltas al ruedo para agotarlo... Si algún lector va a la plaza, le ruego observe el agotamiento del animal y cómo respira. Y eso antes de empezar.
Continúa aquí

jueves, 25 de febrero de 2010

Una mano en medio de la lluvia

Desde mi oficina, en un séptimo piso, escuché un golpe fuerte en la calle de al lado. Me asomé y vi que era un motociclista que cayó porque estaba lloviendo y la calle resbalosa. Inmediatamente después de ocurrido el hecho, observé a un muchacho joven que estaba en una soda diagonal al motociclista, salir sin pensarlo a auxiliar al caído, en medio de la calle y la lluvia. No se conocían y probablemente no se vuelvan a ver, pero en un instante en el que brotó la solidaridad, como brota esta lluvia extraña de hoy, protagonizaron un vínculo humano elemental, el auxilio. Estoy seguro que el motociclista prosiguió su viaje agradecido, y el muchacho se sintió orgulloso de su acción. Estoy seguro que en ambos hubo esperanza. Yo también la sentí.

martes, 16 de febrero de 2010

La comodidad del cínico

El cínico paradigmático nos dice en privado, en tono confidencial: "¿Pero no entiende por dónde pasa todo? Dinero, poder, sexo. Todos los principios y valores elevados no son más que frases vacías que no tienen importancia alguna." Lo que los cínicos no ven es su propia ingenuidad, la ingenuidad de su sapiencia cínica que ignora el poder de las ilusiones.

Zizek

El antídoto al cinismo

FRANCESC TORRALBA 15/02/2010

Desde que en 1983 el filó-sofo alemán Peter Sløter-dijk publicara la Crítica de la razón cínica han pasado ya más de 25 años y, sin embargo, su profundo análisis de cinismo postmoderno sigue gozando de una extraordinaria vigencia. Esta obra, junto con la Teoría de la acción comunicativa (1981), de Jürgen Habermas, y El principio de responsabilidad (1977), de Hans Jonas, es, con mucha probabilidad, uno de los ensayos filosóficos más sugerentes del último tercio del pasado siglo.

En la obra, reeditada hace muy poco por Siruela, el polémico pensador distingue, con lucidez, el cinismo griego, cuyo máximo representante es Antístenes, del cinismo contemporáneo. En aquella escuela filosófica se adoraba al perro, se reivindicaba la vida natural, sin normas, ni convenciones, en plena harmonía con el Todo; se aspiraba a una existencia sobria, sin ornamentos, ni artificios; se anhelaba la autenticidad, lo cual nada tiene que ver con el cinismo difuso de la tan cacareada postmodernidad.

El cinismo postmoderno es una expresión del nihilismo. El cínico postmoderno ya no cree en nada, ni en la Patria, ni en la Revolución, ni en el Partido. Ha dejado de confiar en las grandes palabras. En su alma habita el más inquietante de los huéspedes: el nihilismo. Parte de la idea que todo lo sólido se desvanece en el aire, por lo cual, la lucha carece de sentido, como también la revolución.

El cínico es el último eslabón del criticismo, la consciencia desgraciada de la Ilustración, el gato escaldado por las ideologías. Como insinúa Peter Sløter-dijk, sólo se mueve por el instinto de autoconservación a corto plazo. Experimenta una cierta ternura frente al joven alternativo, al rebelde antiglobalización y al ecologista convencido; una suerte de piedad frente a los que sueñan que otro mundo es posible. Viene de vuelta de todo, pero, en el fondo le devora una melancolía que mantiene bajo control emocional. Es un conformista, lleva tatuada en su epidermis la mentalidad TINA (There is no alternative), pero aparenta creer en algo, da la impresión que tiene convicciones y, de hecho, sigue en el Partido, en la Iglesia o en la ONG de turno, pero sólo él sabe que ya no cree en nada más que en conservar su statu quo. El cinismo difuso es el gran mal a combatir, una especie de virus que campa a su aire por el mundo social y político.

El cínico se mira con indiferencia los avatares de la historia. No cree en el poder de la razón y experimenta pasivamente cómo se embrutecen las masas con los medios de comunicación audiovisual y cómo se atrofia la democracia. Sabe, en sus adentros, que el fracaso de la Ilustración que anunciaron los filósofos de la primera generación de la Escuela de Frank-furt, Theodor Adorno y Max Horkheimer, se ha hecho fatalmente realidad en la burbujeante sociedad postmoderna que, más que líquida -con perdón de Bauman-, parece pura gaseosa. Viendo cómo va el mundo desde el sofá de su casa, el cínico, víctima de una sobredosis de telebasura, se pregunta para qué ha servido la cultura de la crítica, la escuela de la sospecha, los grandes maestros pensadores.

Pregunté a mis alumnos cómo se detecta a un cínico; cómo curarse del cinismo, diagnosticarlo a tiempo y combatirlo. Me quedé gratamente sorprendido de sus respuestas. El cínico, por bueno que sea -decía uno-, es un texto camaleónico, que adopta la forma del contexto, un ser sin convicciones que manosea las grandes palabras para mantener su silla. Cuando uno contrasta su discurso público con su vida privada, aflora la incoherencia y el cínico aparece con luz meridiana.

El cinismo es una secreta forma de desesperación y de resentimiento contra toda forma de pensamiento alternativo. En la vida política está alcanzando tal magnitud que uno tiene que luchar firmemente contra su escepticismo para no tirar la toalla. Muchos jóvenes ya la han tirado. No se creen a los políticos cuando hablan y, sin embargo, están sedientos de referentes sociales, de arquetipos ejemplares, de razones por las que merezca la pena luchar. Tienen hambre de épica.

El cinismo genera desconfianza y desesperanza. Frente a él es necesario repetir una y otra vez que otro mundo es posible (y necesario). Contra el fatalismo histórico que anida en el alma del cínico, es esencial reivindicar el poder de la razón y de la participación, el principio esperanza del olvidado Ernst Bloch, la indignación frente al mal y las estructuras de injusticia que ahogan el mundo. Nos conviene recordar que toda realidad viene precedida por un sueño.

El cinismo es el fruto maduro del nihilismo finisecular. Friedrich Nietzsche lo predijo, pero no nos dio herramientas para liberarnos de él. Después del fracaso de las utopías, llegó el nihilismo y, con él, el cinismo. Pero, después del cinismo, ¿qué podemos esperar? Nadie lo sabe con certeza. Será necesario forjar nuevos horizontes de sentido, anclados en el conocimiento real del ser humano, pero con la memoria despierta, pues, de otro modo, podríamos tropezar, una vez más, con la misma piedra.